Crónicas de Viajes

Viajar para contar es provocar, ver lo que está ahí, pero que nadie ve.

La primera vez que escribí una historia o crónica de viaje fue hace 18 años, en el año 2002, justamente a raíz de organizar una de nuestras primeras travesías 4×4. Estaba un tanto nervioso, primera vez que escribiría algo. Sinceramente les digo, no sabía que poner, lo borraba, lo escribía, lo volvía a borrar. Sería mi primer artículo y además se publicaría en la prestigiosa revista “El Mundo del Automóvil”, esa misma que compraba y leía cada mes y que también leían todas las personas vinculadas al deporte automotor.

Esa invitación me permitió dar inicio a lo que hoy hago ya fluidamente: escribir crónicas de viajes. Con el paso de los años debí aprender a mirar, era importante hacerlo para luego saber contar. Una crónica no es un folleto publicitario para promocionar algún destino turístico. Una crónica es lo que se mira a través de los ojos y que después de mirar, hace que eso que miraron tantos, signifique algo especial, con emociones y descripción de momentos únicos.

Uno puede viajar al mismo destino decenas de veces, pero cada viaje, de la forma en que se lo mire, puede ser completamente distinto. En la mayoría de los casos se viaja para decir estuve ahí, lo vi, llegué, estuve donde estuvieron todos. Un viaje no es solo el destino. lo vivido ahí es lo que lo hace único. Por ello, mi conclusión es que todo viaje debe guardarse para el recuerdo, en una historia que envuelva a quienes formaron parte de nuestras travesías y expediciones; como también motivar a otros a vivir experiencias de viaje similares.

Tengo a la fecha 47 publicaciones en revistas y diarios y es una buena forma de recordar cada viaje; y a muchas personas que formaron parte de estas aventuras. Aquí les dejo ese primer artículo:

Visita www.traccion4x4peru.com para conocer más acerca de nuestras actividades.

Deja un comentario